2º Microsoft (2009)

CONECTANDO TECNOLOGIA Y EDUCACION

Pese a ser una reconocida multinacional, en Microsoft saben que en cada país en el cual operan tiene necesidades diferentes. En Chile, por ejemplo, están conscientes de la importancia que tiene impulsar programas que fortalezcan la educación y la innovación. Por ello, el gerente general de la filial chilena, Luiz Marcelo Marrey, ha fijado como uno de sus principales objetivos en RSE la óptica social. “Es ahí donde podemos impactar más directamente”, comenta.

“La tecnología tiene el potencial de cambiar a la gente. A través de ella tú puedes hacer cosas que nunca pensaste. Ésa es la misión de nuestra empresa”, explica Marrey, quien agrega que esta definición va muy emparejada con el espíritu que inspira la visión y concreción de la RSE en la empresa que dirige.

– Microsoft en el mundo está fuertemente relacionada con los temas de filantropía que su creador, Bill Gates, hace a través de su fundación. Sin embargo, no está tan asociada a políticas de RSE propiamente tal.

-En Chile hace cuatro años que paramos de mirar la RSE como un tema de filantropía o como un aspecto más de marketing, cuestión que es natural en una primera etapa. A partir de 2005, dimos un vuelco e identificamos, a partir de nuestro modelo de negocios, qué hacemos bien y cómo aquello que hacemos bien puede impactar positivamente en los aspectos sociales, económicos y ambientales de la comunidad. Claros en este punto, desarrollamos programas de RSE asociados a este know how. Por eso, y a pesar de la crisis económica de este año, no hemos parado ninguno de los programas que tenemos en Chile e, incluso, estamos desarrollando nuevas ideas para temas que se deben mejorar.

– ¿Cuáles diría que son los programas más destacados que tienen en RSE?

– En el área social los programas más importantes son aquellos relacionados con la educación. Me gustaría destacar un programa donde capacitamos a profesores, alumnos y escuelas en el uso de tecnologías.

Comprendemos que la tecnología es un medio y no un fin en sí mismo, pero también sabemos que no existirán profesionales exitosos en el mundo de los próximos 20 años que no sepan de tecnología. Entonces conectar ese concepto con la enseñanza es muy importante.

La otra rama importante que tenemos en el área social son los lazos que establecemos con ONGs. Esto comenzó hace años con la donación de software y migró hacia la capacitación de ONGs en el uso de tecnologías a través de programas de voluntariado de nuestro equipo.

– ¿Existen planes en el ámbito económico?

– En el área económica, me gustaría destacar dos programas: el primero tiene mucho que ver con la generación de empleo y se trata de capacitar profesionales de las tecnologías. Para ello, tenemos una comunidad de cerca de 40 mil personas en Chile que se capacitan a través de actividades presenciales u on line. El segundo, es un programa que tenemos con tres universidades (Universidad de Chile, Federico Santa María y Adolfo Ibáñez) y que busca generar propiedad intelectual chilena. Este tema es uno de los pilares de la innovación y Chile aún está débil. Para ello trabajamos el tema desde la donación de software a estas universidades para que lo puedan usar internamente. También capacitamos a los alumnos y creamos centros donde pueden aplicar tecnologías a casos reales de empresas. En esta línea, hemos avanzado al tema de incubación. Por último, en diciembre pasado lanzamos un programa que ayuda a pequeñas empresas que necesitan insumos tecnológicos para poder competir. Ya tenemos 85 firmas inscritas en este plan, las cuales pueden usar nuestra tecnología gratuitamente hasta que consigan ventas por US$ 1 millón.

– ¿Y qué pasa con los proyectos ambientales?

– Tenemos el programa de regeneración de computadores con Chilenter que para nosotros es muy importante. Internamente, además, hemos avanzado en crear técnicas de reciclaje. Pero estamos empezando. A futuro queremos educar a la gente en que el uso de ciertas tecnologías puede impactar en el medio ambiente de forma muy positiva.

– ¿Tienen alianzas con el Estado en temas de RSE?

– Muchas, desde alianzas sociales hasta de negocios. Te doy un ejemplo, firmamos un acuerdo con la Junaeb para concretar el programa “Yo elijo mi PC”. La iniciativa contempla que el gobierno done los PC (hardware) y Microsoft desarrolle el software -Windows y Office competitivos- a un precio simbólico. También tenemos un proyecto con la PDI: le donamos un programa a la institución para prevenir la pedofilia por internet y anticipar tendencias de este tipo.

– ¿Mantienen programas de capacitación para los empleados y sus familias?

– Sí, hay bastante de eso: programas de vacunación, gimnasia, cursos de primeros auxilios y también capacitación laboral. Algo muy interesante que hacemos en esta área es el programa de prácticas.

Hoy tenemos 25 internos trabajando y ese plan es de mucha importancia para nosotros, porque damos oportunidades a los jóvenes egresados para que se desarrollen, y ellos a su vez impactan fuertemente en la organización con su gran energía e ideas novedosas.